miércoles, 21 de marzo de 2012

HISTORIA DE NARCOTRAFICO EN HONDURAS



La conformación de grupos delictivos organizados comenzó hace muchos años atrás con el tráfico de influencias políticas para el enriquecimiento ilícito, con la fabricación de aguardientes clandestinos, con la defraudación fiscal, con el robo de bienes sagrados de la Iglesia Católica y el saqueo de las zonas arqueológicas, con el tráfico de pasaportes, con el soborno a funcionarios públicos de niveles alto medio, robo a bancos así como a vehículos terrestres y aéreos, falsificación de monedas y documentos públicos, tráfico de cédulas de identidad, de armas, explosivos y materiales relacionados, así como de inmigrantes, niños y trata de blancas (prostitución). También se trafica con animales en peligro de extinción y plantas exóticas para venderlos nacionalmente y en el exterior.

Más recientemente, los delitos son de piratería de software para informática y reproducción ilegal de material cultural (CD, musicales y libros). La historia de la corrupción en Honduras es de larga data.

El narcotráfico, de naturaleza transnacional y una de las manifestaciones más sofisticadas del crimen organizado, comenzó a tener notoriedad en Honduras en la década de 1970, al ser un país de tránsito de la cocaína producida en América del Sur y cuyo destino principal era Estados Unidos de América. Desde sus inicios contó con la complicidad de miembros oficiales superiores de las Fuerzas Armadas, entidad que gobernaba el país desde 1963.

La mayoría de la población ignoraba la existencia del narcotráfico, hasta que el 3 de diciembre de 1977 fueron secuestrados luego asesinados Mario y Mary Ferrari, quienes estaban vinculados al tráfico de cocaína, armas y esmeraldas con Juan Ramón Mata Ballesteros, capo de origen hondureño residente en Colombia. Este hecho tuvo gran publicidad y trajo a la palestra pública que los traficantes de drogas situados en Colombia tenían eslabones en Honduras y que miembros de las Fuerzas Armadas, a nivel de máxima jerarquía y organismos de inteligencia, eran sobornados y utilizados por el hasta ese tiempo desconocido, Mata Ballesteros.
En el secuestro y posterior ejecución de los esposos Ferrari, salieron involucrados para ese entonces los agentes de la inteligencia militar y los oficiales en servicio activo Cnel. Leónidas Torres Arias (G2) encargado de inteligencia del Estado Mayor Militar; Cnel. Ramón Reyes Sánchez, director de la Penitenciaría Central; el Tte. Cnel. Juan Angel Barahona, jefe de la Internacional Police (INTERPOL), el fallecido Cnel. Armando Calidonio, miembro de la Dirección Nacional de Investigación (DIN) y el Cap. Carlos Coello, Alex Emilio Oliva, ex administrativo de diario El Día, manejó la contratación de los secuestradores y posteriormente ejecutores, por falla del plan original, que era llevarlos a Colombia en avioneta, que sería conducida por el piloto civil Asdrúbal "Respirito" Rojas Fasquelle para ser juzgados por Mata Ballesteros.

Los oficiales arriba mencionados fueron denunciados por haber recibido sobornos de Mata, para eximirlo de toda responsabilidad en el crimen de los Ferrari.

En el principio de los años 80 la narcoactividad y el tráfico de armas se incrementaron con el padrinazgo de la Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos (CIA), dentro del marco de la operación Irán-Contras y como parte de la guerra de baja intensidad entre el bloque comunista encabezado por la desaparecida Unión Soviética y los Estados Unidos de América, con sus aliados anticomunistas. El escenario fue Centroamérica, donde realizó una sangrienta confrontación.

Esta operación de la guerra fría involucró a los cárteles de la droga colombianos y mexicanos como aliados coyunturales del gobierno de Estados Unidos, con destacada actuación de Mata Ballesteros. Esta alianza permitió a los cárteles traficar, con mínimo riesgo, droga para México, Estados Unidos y Europa. A cambio los narcotraficantes transportaban armas y otros servicios a las tropas anticomunistas radicadas en Honduras, las que operaban militarmente en contra del Frente Sandinista en Nicaragua.


 El narcotrafico dia a dia aumenta en nuestro pais  las personas han perdido las ganas de trabajar y se dedican a estos inlisitos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada